domingo, 25 de septiembre de 2016

COMENTARIO SENCILLO DE LA FÁBULA "EL BURRO FLAUTISTA".


EL BURRO FLAUTISTA




(CONTEXTUALIZACIÓN)



"El burro flautista", poema que comentaremos, pertenece al poeta Tomás de Iriarte, nacido en Tenerife en 1750 y fallecido en Madrid en 1791. Es Iriarte una figura importante del periodo cultural denominado la Ilustración, que en España tuvo otras figuras importantes como Samaniego o Leandro Fernández de Moratín. La literatura ilustrada presenta un rasgo esencial que es su empeño por cumplir las reglas clásicas en el arte y un profundo didactismo, del que las fábulas son buen ejemplo. Precisamente en este género literario, que proviene del griego Esopo, destacó Iriarte, aunque las designó “literarias” (sus Fábulas Literarias se publicaron en 1782) pues giraban en torno a las reglas en el arte, y no en la moral, como las de Félix María Samaniego, el otro gran fabulista de nuestro XVIII.



(TEMA Y RESUMEN)



La fábula que analizamos gira en torno al tema de la necesidad de reglas en el arte. La trama narrativa es sencilla: un burro se encuentra una flauta en el prado y tras un resoplido esta suena creyendo él que es un gran artista.



(MÉTRICA y ESTRUCTURA)



El poema está compuesto por versos hexasílabos y presenta una rima asonante en los versos pares. Por tanto, el romancillo es la estrofa elegida por Iriarte. Tras los cuatro versos iniciales, en los que el autor tinerfeño presenta su fábula, los versos siguientes son el núcleo narrativo de toda fábula (que a su vez puede dividirse en las tres marcas tradicionales del cuento folclórico: inicio, nudo y desenlace). Los últimos cuatros versos subrayan la enseñanza que se ilustró con la narración anterior.



(RECURSOS ESTILÍSTICOS)



Al afrontar la estilística de una fábula, nos sorprende la sencillez, rasgo de gran parte de la literatura de este periodo debido a sus propósitos didácticos. De esa manera, no destacan los recursos estilísticos. Por un lado, los encabalgamientos son exigidos por la brevedad del verso usado. Por otro lado, los hipérbatos marcan un ritmo que buscan llamar la atención sobre determinados vocablos. La repetición del verso "por casualidad" señala el tema esencial del poema. Concluimos, por tanto, que la sencillez estilística anuncia el propósito didáctico, y asegura la transparencia comprensiva para los posibles lectores.



CONCLUSIÓN



¿Debe una persona presumir de haber conseguido, en el mundo del arte, algo por casualidad? ¿Es el arte fruto de un trabajo riguroso, siguiendo unas reglas bien definidas? O por el contrario, ¿el arte es inspiración y ruptura de lo establecido como pretendía el Romanticismo? ¿Debe el arte actual ser didáctica? Estas son algunas preguntas que nos asaltan una vez valorado las fábulas y que dejamos sin responder para un posible debate.














No hay comentarios:

Publicar un comentario